La nueva nobilitas

Al poco tiempo de caer la monarquía en la Antigua Roma, al instaurar la República, apareció en el seno de la comunidad un conflicto que dividió a la ciudad en dos: La plebe y los patricios. Supongo que algunos de ustedes lo hayan visto en ciertos memes, de esos típicos en donde la gente que hace o le gusta “X” es plebeya(tiene mal gusto) en contra de otra que es superior, es decir, cosas de patricios.

Intentaré resumirlo, los patricios fueron las pocas familias que se alzaron sobre el resto de la comunidad y que, como todo grupo social que se pone en la cabeza de la sociedad, se vuelve inaccesible para el resto. Sólo podrían acceder al consulado y al Senado, eran propietarios de la mayoría de las tierras entre otras cosas. La mayoría, la plebe, eran pequeños propietarios de tierras, muchas veces con una situación económica precaria y con mucha posibilidades de caer por las deudas. Pero de la plebe, salieron otras familias que pudieron alcazar un notable poder económico, pero eran privados de alcanzar el poder politico.

Fue en el año 494 a.C. cuando se inicia este conflicto, según la tradición literaria, con la sedición de los plebleyos de la ciudad, que se retiraron a la colina del Aventino, fuera del pomerium. Amenazaba con crear una comunidad política independiente, y crean su propia asamblea, el concilium plebis, para defender del monopolio patricio. Entonces, durante dos siglos, los plebeyos lucharon para alcanzar varias reivindicaciones en lo juridico, político y económico. Poco a poco, debido a que los plebeyos eran importantes para sostener el ejército romano, los patricios tuvieron que ceder. El conflicto acabo en 287 a. C. con la llamada lex Hortensia, con la cual se dictaminaba que las decisiones tomadas en la asamblea de la plebe pasaron a ser vinculantes tanta para plebeyos y patricios.

Pero lo cierto es que sólo se beneficiaron una parte de los plebeyos, las familas más ricas y con posición, que empezaron a fundirse con los patricios. Así nacería una nueva aristrocracia, la nobilitas.
Y, ¿por qué he contado sobre esto? ¿qué tiene que ver con lo que quiero decir ahora? Pues bien, porque, salvando las distancias, algo muy similar ha ocurrido recientemente. Más bien, desde los años 60. La revolución del 69 creo una nueva “nobilitas”.
Hoy en día, aún conservamos una visión de lo que es izquierda y derecha ya muy anticuada, que fue desafada hace tiempo. Aún seguidos de lleno en esa visión de izquierda-derecha que se formó en los años 30 o durante la II Guerra Mundial. La izquierda se vendía como un movimiento contra el poder establecido, que alzaría al obrero y a los desprotegidos contra sus opresores capitalistas y los derrocaría, después de esto vendría la dictadura del proletariado para traer a un estado sin clases. Y las personas más desfavorecidas se lo compraban, después de todo, era una esperanza a las dificiles situaciones que sorportaban en principios del s.XX. Los voceros de la izquierda, sus intelectuales, no eran obreros ni sufrían grandes penurias, pero muchos de ellos pertenecía a una clase media media o baja, muchos de ellos pudieron asistir a las universidades.
Pero con la finalización de la II Segunda Guerra, la enorme prosperidad que floreció en toda Europa gracias (salvo excepciones) al dinero estadounidense, separo y alejo al obrero de las reinvicaciones de izquierda. Entonces, se produjo la Revolución del 69, o como lo diría Francisco José Contreras, “el triunfo de los niñatos“.

Las reinvicaciones de izquierda entonces mutaron, una nueva generación, bajo un lenguaje pseudomarxista, que habían crecido entre la properidad y disfrutaban de grandes privilegios que jamás pudieron tener sus padres y sus abuelos, gente de clase media y alta empezaron a jugar a la revolución. La izquierda empezó a alejarse poco a poco del hombre común, buscando a otros colectivos para defenderlos del malisimo capitalismo. De aquí saldrán gran parte de las élites intelectuales y políticas que nos gobiernan hoy en día, saliendo unas ideas y una filosofía que se impondrían durantes las siguientes década.
A pesar del supuesto repudio que esta nueva izquierda hacia del capitalismo, éste se volvió su mejor aliado para extender ideologías como el feminismo, el de género, el anti-racismo, entre otros. Y la nueva izquierda servía de utilidad para ciertos élites, considerados normalmente de derecha, para hacer grandes negocios. Así, empezó una especie de fusión o unión entre la intelectualidad salida de la revolución del 69 y el poder político, en donde mientras los primeros monopolizaron el control cultural, los segundos monopolizaron el económico, repartiendose el control político. Por eso el PP de Rajoy, poniendo como ejemplo a España, no ha cambiado realmente las medidas que impuso el PSOE en sus gobiernos anterior. algo que prometían a sus votantes. Es más, ha llegado al punto de intentar imitar a la izquierda y ser lo más progesista posible. Porque en esta presunta relación, la derecha política se parte la espalda para ser reconocida por la izquierda, que lo trata peor que a un perro.
Pero, en fin, hay izquierda que ha pérdido el rumbo totalmente, que sigue jugando a la revolución, cuando ellos ya son parte del poder establecido y que da de espalda al hombre común mientras le impone los costos de las ideologías que ellos defienden. Hay una derecha que no tiene indentidad, que sólo intenta ser aceptado por la otra parte en vano, pero que gracias a ella la primera ha podido conseguido gran influencia. Las dos forman parte de una nueva “nobilitas”, que intentan imponer una visión transtornada del mundo y autodectructiva, en pos de progreso y de la modernidad. Se llegó a ver muy claro con las elecciones de 2016. Puede que muchos odien con toda su alma a Trump, pero es un hecho que todo el sistema puso todas las herramientas para detenerlo y que tanto la izquierda y la derecha política han repudiado a este personaje.
El vacio, ya que la naturaleza no lo tolera que ha dejado la izquierda, supuesta defensora de las clases populares se está llenando, a este heterogéneo grupo lo llaman de “extrema derecha” o “alt-right”. La izquierda y la derecha, tal como creíamos o nos habían venido, ya no existen. Las cosas se han tornado. La izquierda se ha vuelto lo que tanto se enfrentó, ella era la lucha y la rebeldía contra el poder establecido, los revolucionarios. Pero ahora son el poder establecido.
Anuncios

Las personas débiles son la antesala de los monstruos.

Llevo un tiempo pensando esto y cada vez esta más claro, las personas débiles son la antesala de los monstruos.

Sí, no estoy exagerando, al crear personas débiles, estás formentando la aparición de monstruos.

Recuerdo una anecdota graciosa de mi bachillerato, cuando unos compañeros me empezaron a decir de que yo me parecía a un asesino en serie, porque al ser yo una persona callada y asocial, que eran indicios de muchos de los asesinos que ellos veían en programas sore criminales. Por supuesto, me pareció absurdo en su momento que me dijeran en mi cara que iba a ser un asesino. Pero lo cierto es que tiene sentido.

Porque los asesinos y mucha gente frustada, con ganas de quemar el mundo, muchas veces han procedido de una vida llena de abusos, ya fueran por sus padres o cercanos. Muchos de los acosadores son gente débil, que incapaz de controlar su enojo o frustación, buscan a otros más débiles para sacarse lo de dentro.

Una persona fuerte no es exactamente alguien con mucha fuerza física ni nada parecido, sino alguien que es capaz de soportar su frustación y dolor, y seguir adelante. No es alguien que busca un culpable o venganza, cuando es incapaz de tolerar la frustación y el dolor que le devuelve la vida. Es más, intenta darle amor a las demás para que ellos puedan soportar su propio dolor y sean más fuertes.

Pero, para eso, para ser fuerte, necesitas que otras personas te ayuden y te den tu apoyo cuando lo necesitases, también conseguir que alces la cabeza y enfrentarte a lo malo de la vida, en vez de esconderte en una burbuja y hacerte ver que todo es de color rosa. Para eso estaba la familia.

Pero decidimos destruir los lazos familiares, en pos de un Estado sobreprotector, que te vendió la idea de que debías ser protegido de todo. La educación no nos formó, nos adoctrinó con una visión del mundo que está siendo destructivo a largo plazo, exaltando el victimismo. El mundo se divide entre colectivos opresores y oprimidos, unos tienen la culpa de todo y otros son seres de luz.Con esto, y mucho más, lo que creas a una enorme turba de gente débil, incapaz de soportar la frustación, que ven en cualquier una ofensa a él y a su colectivo, que ven opresión en todos lados, que ellos no son responsables de sus problemas, sino el sistema, que lleva oprimiendolos desde tiempos inmemoriables. Mi generación creció con todo esto.

Y quien se siente víctima de algo, querrá justicia. No, venganza. “Machote al Machete”,”Hetero muerto, abono para mi huerto”, son algunas de los lemas que estos seres de luz pronuncian. Después de todo, en su imaginario, los heteros, los blancos, los hombres, lo que sea, los han oprimido durante siglos, y hay que devolverserla.

Y si llegase el momento de la verdad, si le dieran la oportunidad, se lo devolverán con creces. Así es como nacen los monstruos.

Supongo que estoy hablando de algo

Ha pasado mucho tiempo desde que escribí por aquí la última vez, el internet podrá haberse vuelto un campo de minas, pero lo cierto es que me encuentro bastante tranquilo.Es como mirar desde un lugar seguro como el mundo está ardiendo y se ha vuelto majareta antes tus ojos.De todos modos, ya estoy tan agobiado en perder a gente tuitera que llevaba años siguiendo, casi todos los que conocían desde mi primer año en esa red social se han alejado de mí, y mejor así, aunque me fastidia mucho, después de tolerarlos y aprender a pasar de las opiniones que no me gustaban de ellos, es un esfuerzo titánico tirado a la basura. ¿Saben lo que uno tiene que soportar para que no soltará la lengua y acabar en polémicas que no llevarían a ninguna parte? No niego que haya tenido momentos en que se me escapó la lengua, pero intente tranquilizar la cosa. Me he amargado con meteduras de pata muy tontas, con gente a la que nunca veré en persona. En fin, se nota que la tolerancia la llevan en la sangre, ahahahahahaha…

De no haberme aislado y haber aprendido a mantener relaciones sociales con las personas de carne y hueso, no estaría tan dependiente de la gente virtual.

Pero lo cierto es que cada vez me siento mejor conmigo mismo, cada vez me es algo más fácil tomar conversación con las personas, y me he dado cuenta de que con internet es muy díficil ya relacionarte. Como cambian las cosas.

Bueno, tengo problemas graves, pero tampoco es que me hacen sufrir mucho. Pasó el día dibujando, sigo escribiendo historias, pero no tanto.Y estoy en la universidad, dos años y me ha ido bastante genial, aunque el maldito transporte y el dinero joden bastante.

Eso sí, tengo que aprender a difundir mis historias y mis dibujos, soy un inutil en esto, ahahahahahahahahaha. Normal, estuve toda mi vida aprendiendo a que nadie notara mi presencia. Me salió demasiado, tal vez.

Ójala poder alcanzar a gente interesada en ellas y que disfruten mucho de ellas. Empecé mi proyecto literario de mis “Niñas de Shelijonia” al ver como las personas de mi alrededor disfrutaban, comentaban, a veces pasandose de profundos incluso, hacian bromas, sobre los animes que veían, sería muy bonito que mis creaciones provocarán eso, y llegarán a hacer doujins o fanfics de ella, sería muy bonito.(Esto es una indirecta para que algunos de ustedes lo hagan, guiño, guiño)

¿Por cierto, de qué trata este “post”? Porque yo ya no sé por qué estoy escribiendo esto.

La trampa del diálogo

El diálogo con el feminismo y sus tonto útiles es extremadamente díficil, porque es suicida para ellos mantener un diálogo propiamente dicho. ¿Por qué? Porque lo que les interesan es IMPONER su narrativa, no a escuchar a la otra parte, que la otra parte SEPA que no tiene razón y debe redimirse, A TODA COSTA. Con esta idea, se han propagado en todo ámbito de la vida, llegando a internet y a las redes sociales. Cuando ellos pedían debate, lo que quería decir es meter su narrativa e imponerselo a los demás, y quién se negará a aceptarlo, ya sea con razón o actuando como un idiota(eso no importa); sería llamado machista y todas esas descalificaciones de mierda.

Y eso se ve al comparar a gente no-feminista no hostil al feminismo(vaya nombrecito que me he inventado) con los feministas. La gente no-feminista no hostil puede que no piense igual que ellos, pero éstos le intentan comprender, piensan que si aquellas personas protestas y hacen todas esas estupideces que hacen es por algo que tiene sentido; que hay que tomarlo en cuenta y no hay que ridiculizarlos ni nada parecido.

El feminista jamás hará eso, si ve a alguien que es machista, o cambia como él quiere o es un intolerable de mierda. Es raro que lleguén a cuestionarse por qué esa persona es machista, por qué piensa así ni les daría un momento para hablar. Hay que ridiculizarlo, enfretarlo como sea. Los debates sólo sirven para acorralar al disidente e imponer nuestra narrativa.

Porque la narrativa feminista es una de lucha, en donde hay un enemigo al que enfrentar. Y es un error fatal para una lucha escuchar al enemigo y comprenderlo, porque eso te hará cuestionar la narrativa por la cual estás luchando, algo muy peligroso para el movimiento. Por tanto, aunque tenga buenas intenciones, cuando intentas comprender a los feministas, un debate y un diálogo con ellos es como una pérdida de tiempo. No, es más, una estupidez.

Por supuesto, las excepciones están ahí, y si con ellas se puede debatir, entonces está bien. Pero la gran parte actua así y creo que es un error dejar hablar a alguien que te quiero imponer lo que piensa y que hará todo lo posible para ridiculizar y hacerte ver lo mierda que eres.

BRINDEMOS POR EL ANIME ANTIGUO ¡ABAJO KYO-ANI!

Un extracto de una conversación de tres Otacús en una mesa de un maid cafe
llenándose de alcohol diciendo pendejadas:

Primer otacú: Ahora vamos a brindar por el anime antiguo.

Segundo otacú: ¿Y eso qué es?

Primer otacú: ¡El anime en que Seiya era todo un macho y Mazinger Z
salvaba al mundo de las garras del Dr. Hell!

El anime en que se podría disfrutar y soñar,
que enseñaba principios y valores.

El anime en que todo era emoción y aventuras,
cuando habría peleas de verdad en los shonens.
Y cuando no era un par de niñitas haciendo fiestas
de te.

Segundo otacú:
¡Viva! ¡Vamos a beber por las niñas que hacen
fiestas de te!

Tercer otacú:
¿Qué quieres decir con eso de las niñitas que hacen
fiestas de te?

Primer otacú:
Quiero decir que cuando no habría tanto moe, y tanta loli,
y tanto ecchi, y tanto Naruto, y tanta…..porquería.

¡Cuando las chicas no enseñaban las pantsus
cada dos por tres y no había tanto pendejo!

¡Cuando los mechas le pateaban el trasero
a sus enemigos y eran lo más!

¡Cuando eran historias de verdad
y no simples escenas de desnudos
gratuitos!

¡Y cuando te levantabas cada mañana
para no perderte ningún capítulo
de tus animes favoritos!

Tercer otacú:
¡Vale! ¡Vale! ¡No te sulfures!

Primer otacú:
¡Bah! ¡Yo siempre me levantaba temprano para
ver Dragon Ball, que lo echaban en aquel canal.

Segundo otacú:
Yo lo veía por la tarde.

Tercer otacú:
¡Sí,claro, claro!

Primer otacú:
Pero hoy….hoy en el anime solo se ve Moe
y más Moe.

Y eso, eso es asqueroso.

¡Toda la culpa la tiene K-ON!
¡Con sus niñas cagüai y sus estúpideces!
¡ABAJO KYO-ANI!

Tercer otacú:
Abajo.

FIN

………………………………………………………………………………………………………………

Tantos años sin recordar que hice esto, creo que ya nadie recuerda a K-ON, pero sigue vigente la malsana nostalgia que domina en el anime. Aún hoy en día.

Es una parodia de está escena que vi en el youtube: [link]

 

 

Pequeños apuntes sobre la percepción negativa en torno a la Prehistoria.

Es triste cuando veo les veo utilizar a las sociedades prehistóricas como algo descriptivo, y se tiene la imagen de que eran inferiores y solo estaban obsesionado con la superviviencia y siempre estaban al límite y viviendo de forma horrible.

Esto es una imagen falsa, o más bien extrapolación que hacemos de nuestras sociedades a las más antiguas.

Si se ven algunos buenos documentales sobre sociedades protohistóricas, es decir, las típicas tribus del amazonas o de la sabana africana, se ve que apenas le dedican tiempo a conseguir lo necesario para subsistir y pasan más rato perdiendo el tiempo que en otra cosa. Esto es lo que  llama Marshall Shalins como “subproducción económica”. Ellos viven el día a día sin grandes preocupación, el estrés no existe en ellos, porque la naturaleza le dan todo.

No son superiores o inferiores que nuestras formas de vida, sino distintas y con grandes ventajas y desventajas.

Por ejemplo, para mantenerse una sola tribu, de pocos miembros, tienen que tener un amplio territorio para poder moverse con libertad, ya que tienen que buscar los recursos que necesitan y que se agotan. Nuestras sociedades, por el contrario, se puede mantener más personas con menos recursos y territorios, gracias al mantener los excedentes y sistemas complejos para conseguir los productos, pero debemos gastar parte de nuestro tiempo o incluso existencia en producirlos, agotándonos hasta límites imposibles, ya sea el desgaste corporal que producían las sociedades con base a la agricultura o incluso la industrial, o la mental que expone la nuestra.

Bueno, tampoco apelo al mito del “buen salvaje”, que aunque parte de su base tiene relación con esto, hay que  entender que estas sociedades también podrían sufrir conflictos de todo tipo, además de que la coerción social necesaria es extremadamente fuerte para mantener así el grupo unido.

Por supuesto, este modelo se colapso y, con el tiempo, las civilizaciones nacieron como respuesta al nuevo cambio, siendo éstas, a pesar de sus enormes desventajas, las que arricona a las prehistóricas, gracias a millones de años de ahorro humano.

El progreso, o también llamado eterno regreso.

Aquella línea que llamamos progeso,
siempre adelante, arriba y para mejor;
es solo una serpiente difrazada,
que gira y gira sin parar,
hasta comerse su propia cola.

Los hombres, cayendo en el mismo error,
creyendo ir por el camino de la perfección,
una y otra, y otra vez; crean engrendros,
que les muestran el mismisimo infierno.

Esto no es más que una simple repetición,
que ya han realizado nuestros ancentros,
una y otra vez, hasta al infinito.

Desde el más allá, se ríen de nosotros,
por creernos mejores que todos ellos,
por creernos que lo hemos superados,
por haber alcanzado la mayoria de edad.

Engañados por nuestras riquezas,
por nuestra tecnologia e inventos,
tenemos la soberdia de recrear
al hombre y dominar la naturaleza.

Pero el eterno regreso,
que nosotros llamamos progeso,
nos demostrará nuestro lugar,
por los siglos de los siglos.